¡Bienvenido/a al sitio web del proyecto BODI!

Es posible que nuestras sociedades nunca hayan sido completamente homogéneas y que siempre haya habido diferencias en los valores, preferencias y comportamientos culturales entre grupos de personas (por ejemplo, es muy distinto comparar la vida de una trabajadora de una fábrica en una gran ciudad con la de un agricultor en un pequeño pueblo, o las prioridades de una persona profundamente religiosa con la de una persona científica y atea, etc.). Sin embargo, muchas personas europeas sienten que la diversidad realmente se ha convertido en una parte importante de la vida en las últimas décadas. Muchas perciben que las diferencias ahora son más marcadas, que los valores son más diferentes que antes y en ocasiones incompatibles, y que la diversidad está más inscrita en nuestros cuerpos, en el color de la piel o en la ropa que lo cubre.

A algunas personas europeas les preocupa esta percepción de una mayor diversidad: pueden temer que los valores que aprecian desaparezcan y que formas de hacer que sienten “han logrado vencer” vuelvan a aparecer, con el consecuente cambio en la sociedad y la vida.

La verdad es que en el actual mundo de las personas adultas en Europa la diversidad es una preocupación. Pero aquí hay otra verdad: la diversidad ya está aquí, es una realidad. Negarla no es una opción, borrarla recuerda a los peores capítulos de la historia europea. Entonces, tenemos proponernos afrontar este desafío de manera positiva y creativa.

¿Y qué pasa en temprana infancia? A menudo, al presentar nuestro proyecto sobre "traer diversidad" a las escuelas de preescolar, la gente mostraba sorpresa y preocupación. ¿Los/las niños/as no son inmunes a tales diferencias? ¿No vamos a "contaminar" su forma clara e ingenua de percibirnos y jugar unos/as con otros/as libres de prejuicios y estereotipos?

La verdad es que la diversidad y la diferencia ya están dentro de la escuela preescolar. Y los/las niños/as fantásticamente perceptivos/as copian la forma en que los/las adultos/as manejan la diversidad. Pueden haber sido limpios y puros al principio, pero viven entre adultos/as y rápidamente adquieren las generalizaciones, los estereotipos, los prejuicios y los tabúes que los/las adultos/as desarrollan con respecto a la diversidad. En este contexto, nuestro proyecto desea:
1) Contribuir al desarrollo de políticas y prácticas educativas sobre educación intercultural, educación de género e inclusión de niños/as y padres/madres de origen cultural minoritario, a través de nuestro análisis de las prácticas existentes y la evaluación del método que desarrollamos.
2) Contribuir al desarrollo de las competencias de los/las docentes a través de nuevos métodos de capacitación docente y nuevas herramientas prácticas listas para adaptarse, concretamente para:
• Desarrollar una comprensión de las diferencias culturales que tienen impacto en la educación de la primera infancia, desarrollar herramientas para resolver posibles tensiones y conflictos,
• Desarrollar habilidades y herramientas creativas para abordar cuestiones de diversidad cultural, género y salud en temprana infancia,
• Ofrecer herramientas para involucrar a los padres/madres (de origen migrante y no-migrante) y entablar un diálogo sobre temas delicados como las diferencias culturales, el género, el cuerpo y la salud.
3) Contribuir al desarrollo de la capacidad de la escuela para abordar la diversidad cultural, para garantizar que no se excluya a los/las niños/as de diferentes orígenes culturales y sus familias, y equipar a los/las niños/as para la participación en una sociedad intercultural tolerante con la diversidad de género. Ofrecer herramientas y estrategias para abordar cuestiones delicadas como el género.